domingo, 13 de abril de 2014

¿Juega Dios a los dados? de @Doc_doofenshmir para #CertamenCuentos


Esta entrada es fruto de la cesión gustosa del blog para todos aquellos que habéis querido participar en el "I Certamen de Cuentos de Ciencia" pero no disponéis de blog propio. El relato que a continuación podéis leer es de @Doc_doofenshmir.  Desde aquí darle las gracias por su aportación. Os dejo con el relato,  espero que os guste.




Hace algunos años me conmovió profundamente una lectura de Stephen Hawking con el título: ¿Juega Dios a los dados?. Esta lectura hacía referencia a una frase muy famosa de Einstein que tras conocer una de las consecuencias más importantes de la Mecánica Cuántica, -en cuya teoría curiosamente colaboro de manera muy importante- se quejó diciendo: “¡Dios no juega a los dados!” 

Einstein manifestaba así que no podía admitir lo que mostraba la nueva Mecánica Cuántica: que a escalas muy pequeñas de átomos o subpartículas, la posición y la velocidad de las partícula no están totalmente definidas. Es difícil imaginar esta propiedad de la materia, pero es algo así como si las partículas se vieran borrosas, porque no están en un sitio concreto sino que solamente tienen una cierta probabilidad de encontrarse en un cierto punto y en consecuencia pueden comportarse (en cierto grado) de una o otra manera de forma aparentemente aleatoria.  

Pero además, esta propiedad de la materia del mundo microscópico es extrapolable a nuestro mundo macroscópico con unas implicaciones filosóficas inmensas, que cambiaron radicalmente la visión científica y filosófica que se tenía del Universo, desde el renacimiento hasta bien entrado el siglo XX.

Según la antigua visión de las cosas, el Universo era totalmente determinista. Es decir, al igual que ocurre con las previsiones superprecisas que se hacen fácilmente de los fenómenos astronómicos, como los eclipses, la posición de los astros, etc,  se creía que todos los fenómenos que se dan en la naturaleza se podrían prever con la misma extraordinaria precisión, siempre que tuviéramos los medios necesarios, que son:

1º las posiciones, velocidades y características de todas las partículas del Universo;  
2º unas las leyes físicas perfectamente refinadas y  
3º un superordenador que gestionara toda esta información. 

Esto implicaba que en teoría, con estos tres medios, podría conocerse el estado del Universo en cualquier momento de su historia, es decir, podría conocerse el pasado y predecirse el futuro con una exactitud absoluta. 

Y lo que es más importante, la libertad que tiene el hombre sería solamente ilusoria, ya que en realidad todas sus decisiones –igual que ocurre con el resto de fenómenos naturales- serían fruto exclusivamente de las reacciones físicas y químicas que se dan en el cerebro siguiendo unas leyes de la física perfectamente definidas. Con lo cual, la sensación de libertad no sería nada más que aparente y nuestro destino junto con el destino del Universo estaría ya predeterminado sin posibilidad alguna de poderlo modificar.

Sin embargo, la Mecánica Cuántica acababa de demostrar que los fenómenos físicos que se dan en la naturaleza no pueden estar totalmente determinados. En física esta propiedad se conoce como el Principio de Incertidumbre de Heisenberg y mostró lo que Einstein al principio se negaba a admitir, pero que ha resultado coincidir con la realidad: el futuro del Universo no esta determinado porque las partículas no tienen unas características totalmente definidas, sino que tienen una cierta “libertad” que hace que puedan evolucionar de una manera u otra, con una relativa autonomía respecto a las leyes de la física clásica. Por esta razón siempre en física cuántica se habla de probabilidades (de posiciones, de densidades e incluso de probabilidad de existencia) y que Einstein resumió de forma tan clara en su famosa queja. 

Por tanto, se podría decir que Dios se guarda un as en la manga para poder actuar en la realidad sin tener que saltarse las leyes de la física. Y lo que es incluso mas trascendental para nosotros: ¡la ciencia nos ha mostrado sin posibilidad de error, que la libertad del hombre y su destino quedan salvaguardados de las leyes de la física!, que no pueden encajonar a nuestra alma a decidir, porque una característica fundamental de la materia (y la energía) es que no está absolutamente definida, sino que posee un pequeño y maravilloso grado de libertad.


@Doc_Doofenshmir



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada